R-156

BARRANQUILLA

Son infinitos los elementos que circunscriben el espacio. Factores como el clima y la luz pueden ser vistos como herramientas, pero también como especiales restricciones.

RE-CONOCER

El reto de este proyecto consiste en desarrollar un espacio familiar para tres integrantes, en clima cálido, de tres habitaciones y sala y comedor en un mismo ambiente.

Sus preferencias estéticas mezclan tendencias modernas con objetos clásicos, a esto sumándole la adecuación de un espacio tranquilo para el crecimiento de un bebé, con sutiles toques de color. 

IMAGINAR

Se construyó una paleta de tonos grises, con telas bordadas, evitando contrastes de color muy evidentes. De esta forma nos concentramos en las texturas para generar diferentes niveles de información. La paleta de colores incluye colores crema con acentos de brillo que contrastan con la carpintería blanca y los acabados del lugar. Por otro lado, los papeles de colgadura, además de dar una sensación acogedora, fueron útiles como elemento unificador.

CREAR

Dentro de los elementos se incluyeron sofás contemporáneos y sillas clásicas. La sala-comedor conserva los tonos blancos que constrastan con el mármol gris del piso. La lámpara en el comedor es un punto focal, alrededor se situaron diferentes tipos de iluminación indirecta para crear diversos ambientes. Con el fin de separar los espacios, se crearon diferentes diseños de techo para separarlos jarárquicamente.

De esta manera, se construyó un espacio interior, cuyos elementos pretenden traer frescura dadas las condiciones climáticas. Teniendo en cuenta el desarrollo de los miembros de la familia y sus allegados, se generaron también zonas de entretenimiento, así como lugares seguros para el bebé, optimizando los espacios de almacenamiento y flujo.